Contacto
Descarga nuestra App
29 de Septiembre de 2020
17:50
Atención al cliente968 187 588
Cerrar
0
0 €
Volver
Historia y nacimiento de la Lotería Nacional - Loterías El Perolo

LOTERÍA NACIONAL: Historia y evolución

La Lotería Nacional es algo que nos ha acompañado a todos desde siempre. Cada semana, millones de personas en España están pendientes de consultar los números jugados con la esperanza de que sean los premiados. Son miles las familias de este país que mantienen la ilusión de que sus números sean los agraciados. Y de que los premios les cambien la vida. Si no por completo, en parte. 

Cuando hablamos de Lotería Nacional en este país estamos hablando casi de un deporte nacional. No es solo un juego. Y eso lo saben las miles y miles de familias que están unidas por la ilusión año tras año. La Lotería Nacional va mucho más allá. 

 

La Lotería Nacional es, sobre todo, compartir

Todos hemos jugado alguna vez un décimo compartido con algún familiar o algún amigo. Ese décimo compartido se convierte, en ocasiones, en una forma de seguir manteniendo una especie de unión con alguien con el que no tenemos ya tanto contacto como nos gustaría.  Pero casi nadie sabe de dónde procede este juego ni cuánto tiempo llevamos realizándolo en España. Para muchos la historia de la Lotería Nacional es un verdadero misterio.

Vamos a intentar resolver en este artículo alguna de las dudas más comunes que se tienen hacia esta lotería tan arraigada en nuestro país. 

Empecemos con su historia.  

 

¿Cuál es el origen de la Lotería Nacional?

La lotería tiene una tradición centenaria en España. Para hablar de la historia de la Lotería Nacional nos tenemos que remontar más de dos siglos y medio. Corría el año 1763 cuando el rey Carlos III instauró la llamada Lotería Real. Esta lotería también era conocida como “Lotería Primitiva” o “De números”. El primer sorteo de esta lotería se celebró en Madrid el día 10 de diciembre de dicho año. 

En aquella época, la Hacienda pública pasaba por un mal momento. El déficit público estaba desbocado. Se hacía necesaria alguna actuación que resolviera el apuro. 

Realmente la idea de la lotería fue importada de Nápoles. El rey Carlos III también fue rey durante un periodo de esta ciudad italiana. Y durante ese periodo conoció de primera mano la lotería que se llevaba a cabo no solo en Nápoles, sino en varias ciudades del país. 

El término italiano por el que era conocida esta lotería es el de lotto.

Basándose en estos juegos italianos, el ministro de Hacienda del rey Carlos III, el marqués de Esquilache, ideó un nuevo juego con la idea de que pudieran participar todos los ciudadanos del país. 

El interés que despertaban estos juegos era evidente. Suponía una maravillosa fuente de ingresos para la monarquía y un impuesto muy astutamente encubierto para aumentar las vacías arcas reales. 

Además, la lotería encajaba a la perfección con la tasa de establecimiento de monopolios (como el del tabaco) que Carlos III aplicó en cuanto subió al trono. 

Para la implantación de la lotería en España, el rey hizo traer desde Nápoles a José Peya, director de la lotto napolitana de la época. Con él vinieron también muchos “posteros” (dueños de puestos en los que se vendían los billetes). 

 

Una lotería sin demasiado éxito

Como ya hemos dicho anteriormente, el primer sorteo de esta lotería fue celebrado el día 10 de diciembre de 1763. Pero no tuvo demasiado éxito. Debido a esto, se optó por reformarla. 

En el año 1767 se aumentaron los porcentajes de los premios y se prohibieron otros juegos de azar. Y ya en el año 1774 se prohibieron definitivamente las loterías extranjeras. Quedaba así, por tanto, la exclusividad de juego para esta lotería en manos de la monarquía española. 

Además, el rey Carlos III anunció en el decreto fundacional que esta lotería iba a tener una finalidad puramente benéfica. Iba a servir para sufragar “hospitales, hospicios y otras pías y públicas”. Con esta astuta actuación, el rey se aseguraba de que la lotería no fuera prohibida por la Iglesia Católica. 

Y es que en Italia ya había habido un precedente. La lotto en Italia había despertado muchas críticas hasta el punto de que en el año 1728, el papa Benedicto XIII prohibió jugar bajo pena excomunión. Sin embargo, no pasarían ni tres años cuando el mismo pontífice auspició una lotería propia. 

 

El nacimiento de la Lotería Nacional como Lotería Moderna

Para hablar de la Lotería Nacional tal y como hoy la conocemos tendría que pasar casi medio siglo. 

Sería el 23 de noviembre de 1811 cuando se aprueba su creación, por iniciativa de Ciriaco González Carvajal, ministro del Consejo y Cámara de Indias, para aumentar nuevamente los fondos de Hacienda, que estaba resentida tras la Guerra de la Independencia. 

El proyecto de nueva lotería o “lotería moderna” presentado por González Carvajal a las cortes de Cádiz fue aprobado por unanimidad, sin ningún voto en contra.  

Cabe destacar que la diferencia principal entre Lotería Real y Lotería Nacional era el sujeto pagador. Mientras que en la primera era el rey el sujeto, en la segunda (y que sigue vigente) es la nación la que se convierte en la pagadora del premio. 

A pesar de haberse creado en 1811, no sería hasta el 4 de marzo de 1812 cuando se celebró el primer sorteo de Lotería Nacional, como tal, de la historia. De esta manera su nacimiento coincide en año con el de nuestra Constitución actual; la conocida como “la Pepa”, promulgada por las Cortes Generales el 19 de marzo (día de San José) de 1812.

Y no solo coincide la Lotería Nacional en fecha con nuestra Carta Magna. También coinciden en lugar, ya que este primer sorteo se celebró en la ciudad de Cádiz. Más tarde se celebraría también en toda Andalucía (siguiendo el avance de la retiraba de los ejércitos napoleónicos). Y por fin, en 28 de febrero de 1814 se celebra el primer sorteo en Madrid, que se convierte entonces en la sede de la Lotería Nacional de billetes

Realmente, la Lotería Nacional comenzó llamándose Lotería Primitiva Nacional y, en un primer momento, los billetes no se fraccionaban en décimos, sino en cuartos. Cada uno de ellos costaba unos diez reales. 

Pero la historia del cambio de nombres no quedaría ahí. Con la vuelta al poder de Fernando VII, se impone el nombre de Lotería Moderna, pasando nuevamente a la denominación de Lotería Nacional tras la muerte del monarca. 

 

El primer sorteo de Navidad de la Lotería Nacional

Años más tarde, en 1818, se celebra un sorteo extraordinario de la Lotería Primitiva Nacional haciéndolo coincidir con Navidad. Este sorteo, celebrado el 23 de diciembre de ese año, puede ser considerado como el origen del Sorteo Extraordinario de la Navidad

Pero fue un sorteo auténticamente extraordinario y no se celebraba todos los años. Habría que esperar hasta 1839 para que empezara a celebrarse cada año. Y no sería hasta 1897 cuando comenzó a recibir oficialmente el nombre de Sorteo Extraordinario de Navidad. 

 

¿En qué consistía la primera Lotería Nacional?

Cabe apuntar aquí, la diferencia entre la primera Lotería Nacional (anterior a 1812) y la posterior a ese año. A la primera se la empezó a conocer como Lotería Primitiva, frente a la segunda que empezó a ser llamada como Lotería Moderna. 

De hecho, la Lotería Nacional original, la primera, tenía un sistema de funcionamiento bastante parecido al de la que hoy conocemos como Lotería Primitiva. Evidentemente, el nombre que actualmente le damos a esta lotería no es algo casual.

Esta primigenia lotería Primitiva acabaría desapareciendo en el año 1862. 

Su juego era bastante complicado. De hecho, es conocido que se publicaron varios manuales para que la gente pudiera aprender a jugar. 

Había un total de 90 números posibles. De estos números solo cinco salían premiados. Estos números eran conocidos como los extractos.  

Habían varias modalidades de apuesta. Por un lado teníamos el “extracto simple”, que daba premio cuando salía el número en cuestión. También estaba el “extracto determinado”, en el que se jugaba no solo el número, sino también la posición en la que salía (primero, segundo, etc.). 

También se podía elegir jugar a dos números, lo que se conocía como un “ambo”. Y lo que más premio podía ofrecer era jugar a tres números, lo que era conocido como el “terno”. De hecho, durante años, en el lenguaje popular se utilizaba la expresión “caer el terno”. Esta expresión es similar a la que utilizamos actualmente de “caer el gordo”. 

Además de todas estas opciones, los jugadores podían optar también por hacer combinaciones de apuestas. Para ello seleccionaban varios números y apostaban todas las combinaciones de “ambos” y “ternos” con ellos, además de apostar también a los “extractos”. 

El jugador podía decidir la cantidad que apostaba para cada modalidad. Sin embargo, la cuantía del premio era fija. No consistía en una proporción de la cantidad que había sido recaudada para el sorteo. Dependía de la suma que se había apostado. 

El riesgo de la pérdida económica era grande tanto para los jugadores como para la real hacienda, ya que era posible que muchas apuestas se concentraran sobre números determinados.   

Para que esto no ocurriera, se ideó un sistema para evitar estos premios gigantescos. Este sistema consistía en delimitar las apuestas para ciertos números y su nombre fue el de “cerrados”. 

Por varios testimonios, sainetes y cánticos de la época sabemos actualmente que esta Lotería Primitiva gozó de una gran popularidad. 

 

La Lotería Nacional Primitiva frente a la Lotería Moderna

Frente a la Lotería primera Primitiva, apareció en el año 1812 la nueva Lotería Nacional. Para diferenciarlas, la gente empieza a llamar a esta lotería con diversos nombres como “la lotería holandesa”, “la lotería moderna” o directamente como “lotería nacional”. Esta nueva denominación nos indicaba ya que el pago venía por parte del Estado, y no del rey. 

Como ya hemos comentado más arriba, inicialmente los billetes no se dividían en décimos, sino en cuartos. Cada uno de estos cuartos tenía un valor de venta de diez reales. 

No pasarían muchos años hasta que los billetes comenzaron a dividirse en décimos, tal y como hoy los conocemos. 

 

¿A qué organismo pertenece la Lotería Nacional?

La Lotería Nacional depende directamente de Loterías y Apuestas del Estado (LAE). Y a su vez depende del Ministerio de Economía y Hacienda

El logo de la Lotería Nacional de España representa el bombo metálico (en la actualidad) donde se colocan las bolas con todos los números para la celebración del sorteo. 

 

¿Cuánta gente juega a la Lotería Nacional en España?

El juego de la Lotería Nacional es un juego que está muy arraigado en nuestro país. Con datos recogidos de los últimos años, se estima que cerca del 75% de la población entre 18 y 75 años jugó en algún momento a esta lotería. 

Cabe añadir que aquí también se incluye el Sorteo Extraordinario de Navidad, el juego de más éxito y con mayor participación de nuestro país. 

¿Te ha parecido interesante la historia de la Lotería Nacional? ¿La conocías? ¿Sabes algún dato más que no aparezca en este artículo? 

Déjanos tu comentario aquí abajo, estaremos encantados de leerte. 

Loteriasperolo.com
Juegos y Apuestas
Medios de pago
Web 100% segura
Juego responsable
+18
Admón de Loterías nº 2
Samafe Gestión S.L.
C/ Gabriel Cañadas, 15
30740 San Pedro del Pinatar Murcia
B73441420
Atención al Cliente968 187 588
©2020 LOTERÍAS PEROLO . TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Los logotipos de juegos y lotería utilizados en dominio, son propiedad del Organismo de Loterías y Apuestas del Estado (LAE).

Este portal sólo hace uso de ellos a modo meramente identificativo que facilte la elección y selección del apostante.

Cerrar

Inicia sesión con tu cuenta de Facebook

O bien con tu cuenta de usuario